Asegura una buena digestión

La digestión en tu mascota es directamente proporcional a la alimentación que esta tenga, por lo que nosotros como dueños, debemos de monitorear todo lo que nuestra mascota se lleva a la boca.

Recordemos que los caninos cuentan con un sentido del gusto y del olfato mucho mas potente que el humano, por lo que todos aquellos olores y sabores llamarán su atención y ahi es en donde tenemos que tener mucho cuidado y evitar posibles o futuros problemas de salud. 

LOS CAMBIOS DE DIETA

Tu mascota debe ser disciplinada y seguir un régimen establecido para ingerir sus alimentos. Nos referimos a temas como: Los horarios,  cantidades q come, así como el tipo de alimento (húmedo-seco).

Los cambios demasiado rápidos en la dieta de tu perro, o la costumbre de darle las sobras de tu plato, puede hacer que sus heces sean más blandas, que sientan malestares estomacales, gases o incluso llegar a tener diarrea.

Las razas grandes y gigantes pueden tener problemas con los cambios de dieta porque sus heces suelen ser de peor calidad que las de los perros más pequeños. Esto se debe probablemente, a que en las razas grandes los alimentos tardan más tiempo en pasar por el tubo digestivo, con lo que están más tiempo expuestos a bacterias que hacen que se fermentan gradualmente.

Cuando quieras cambiar la dieta de tu perro de un tipo de alimento a otro, intenta hacerlo gradualmente, durante un período de siete días. Simplemente cambia la proporción entre el alimento nuevo y el antiguo gradualmente.

GALLETAS Y PREMIOS

Como a todos nos pasa, el reconocimiento de acciones positivas con premios como una galleta, un hueso de carnaza, o incluso una barra para limpiar dientes de lo mejor. Pero hay que tomar en cuenta dos cosas

Tenemos que vigilar el comportamiento de la mascota posterior a la ingesta de X producto/galleta/premio, ya que se puede presentar diarrea, alguna alergia, gases, mal aliento o incluso una intoxicación

Calorías y grasas, los premios y galletas tienen una alta concentración de calorías y grasas, los cuales están fuera de su programa de alimentación diaria, por lo que hay que controlar la cantidad por que podríamos llegar a sufrir de sobrepeso o incluso de altos niveles de grasa en la sangre.

Créeme lo que menos quieres es que tu perro sufra de diarrea, a parte de que sentirán molestias, tendrás que lidiar con gases, y con obras de arte que tendremos que recoger en el jardín. 

5/5
[DISPLAY_ULTIMATE_SOCIAL_ICONS]