Salud

Limpieza de oídos en perros

Limpieza de los oídos de tu perro

Recordemos que la limpieza es el peor enemigo de las enfermedades e infecciones por lo que la limpieza de los oídos de tu perro debe de ser parte de su rutina básica de aseo. Muchos de los casos de enfermedades presentadas en el sistema auditivo, se deben a la falta de higiene y por lo mismo pueden ser prevenidas. 

PETUS Sistema Auditivo del perro

El sistema auditivo de los perros es muy diferente al de los humanos, ya que cuentan con 18 músculos que regulan el movimiento de sus orejas y cuentan con la capacidad de escuchar hasta frecuencias de 50 mil Hertz a diferencia de los humanos que solo llegamos a percibir un poco más de 20 mil.

Como ya te habrás dado cuenta, existen diversas formas de orejas en los caninos debido a su raza (pequeñas, largas, levantadas, anchas o cortas entre otros) por lo que dependiendo de la forma de sus orejas será más o menos propenso a ciertas afecciones en los oídos. Por ejemplo un Basset hound tiene las orejas muy largas por lo que la humedad, la falta de ventilación y la acumulación de cerilla crean el escenario perfecto para una fiesta de infecciones y bacterias.

Algunas de las razones por las cuales tu peludo puede estar presentando algún tema ótico podrían llegar ser: Orejas grandes y caídas, abundancia de pelo en la zona auditiva, alergias particulares, hongos o bacterias, el clima así como contacto con sustancias irritantes o tóxicas.

Debido a la forma de la entrada del canal auditivo es usual que se acumule la cerilla al fondo del pabellón auditivo la cual con el debido cuidado, podemos retirar y limpiar para evitar que las bacterias se trasladen a zonas más profundas.

El proceso de limpieza no es nada complicado, pero cabe recalcar que este órgano es delicado y debemos entender que es esencial para la vida de tu peludo. Recuerda que ademas de escuchar, el oido es el responsable de mantener la postura y el equilibrio del perro. 

Para empezar:

  • Toma la oreja de tu peludo y con una toalla facial húmeda y limpia toda aquella suciedad visible de manera delicada. Esto cubriría la limpieza del pabellón externo del oido, lo cual debería evitar que las bacterias ingresen al canal auditivo interno. Al terminar intenta secar lo más posible toda la humedad de la zona para evitar la formación de hongos y parásitos.
  • Para la limpieza interna, es necesario haber detectado ciertos síntomas en las orejas tales como: Mal olor, comezón, tono rojizo, temperatura mas alta de lo normal y/o secreciones. Si llegaras a detectar estos síntomas, comunícate de inmediato con tu veterinario ya que podría tratarse de otitis, otohematoma o hematoma auricular y nadie mejor que él podrá diagnosticar y recetar el tratamiento adecuado. Para realizar esta limpieza necesitarás: gasas esterilizadas y un producto especial para la limpieza de los oídos caninos, el cual debería de ser recetado por tu veterinario. Si ya cuentas con el producto, sigue los siguientes pasos:
    • Aplicar el producto en el canal auditivo. Coloca el aplicador en la entrada del oido sin forzar la entrada y jamas de manera profunda. Los productos de limpieza para oídos en su mayoría tienen aplicadores y dosis ya establecidas. Aplica la dosis recetada por el veterinario y retira el aplicador.
    • Habiendo aplicado el liquido en el canal auditivo, trata de generar presión con tu mano en la zona externa de la oreja a manera de masaje, para que el liquido recubra el canal auditivo. Realiza esto por un par de minutos.
    • Revisa nuevamente la entrada del oido y retira el producto excedente con la gasa.

Limpiar el canal auditivo externo, puede ahorrarles muchos problemas a ti y a tu peludo, por lo que trata de asearlo una vez a la semana y así evitarás problemas derivados del exceso de cerilla y del crecimiento de bacteria

5/5

Alimentos Prohibidos Para perros

En este listado podrás encontrar aquellos alimentos prohibidos para perros que deberías evitar a toda costa en la dieta de tu mascota. 

Los perros cuentan con necesidades específicas en su dieta debido a que su sistema digestivo es muy diferente al humano. Básicamente, ciertos alimentos al ingresar al sistema digestivo del canino no pueden ser procesados o incluso llegar a secretar toxinas que pueden ser mortales para los peludos. 

Con esta lista podrás contar con una guía de los alimentos prohibidos para perros para proteger el sistema digestivo de tu mascota:

El alcohol afecta de la misma forma que lo hace en los humanos, pero de manera más intensa. Es de dominio popular que el consumo de alcohol en humanos daña principalmente al: corazón, el estómago, el cerebro, el hígado, el riñón, la piel y los pulmones. 

En un perro, el etanol como el lúpulo, son altamente tóxicos por lo que al ser ingeridos multiplican de manera exponencial los efectos, los cuales podrían causarle la muerte.

Este delicioso fruto contiene una sustancia tóxica para ciertos animales llamada persina. Al ser ingerida por perros puede provocar problemas gastrointestinales, daño potencial al corazón y mucosidad en el pecho.

Adicionalmente hay que tomar en cuenta que el hueso del aguacate tiene un tamaño significativo y que puede ser fácilmente tragado y así provocar algún tipo obstrucción el sistema digestivo, provocando: asfixia y otras complicaciones.

El ajo tiene la capacidad de destruir los glóbulos rojos de tu peludo y mientras más fuerte sea el ajo más tóxico será para él. 

Si tu perro llegará a consumirlo no presentará efectos de manera inmediata, pero podrías encontrar: Orina de un color entre naranja y rojo intenso, anemia e insuficiencia renal y en algunos casos la pérdida de hemoglobina.

Estos alimentos tienen menos consecuencias negativas al ser ingeridos por un perro, sin embargo no se recomienda incluirlos en la dieta de tu canino.

Las almendras y las nueces contienen altos niveles de fósforo y grandes cantidades de acidos grasos grasos, los cuales son  sumamente difíciles de digerir en los caninos. Ten particularmente cuidado con la NUEZ DE MACADAMIA ya que sus ácidos grasos no pueden ser digeridos por el estomago de tu perro. 

Algunos efectos del consumo de estos frutos secos podrían ser: Severos problemas neurológicos, estremecimientos corporales, convulsiones y parálisis. 

Así como el azúcar y los dulces son perjudiciales para el humano también lo son para los caninos. Algunos de los posibles riesgos se relacionan con la aparición de caries, diabetes y el aumento de peso. 

Siempre es mejor elegir alternativas libres de azúcar para nuestros perros.

Este tubérculo contiene tiosulfato, que puede causar que los perros desarrollen anemia deteriorando los glóbulos de la sangre de los perros dejándolos muy débiles. En casos en donde la ingesta haya sido en grandes cantidades, tal vez sea necesario una transfusión sanguínea. 

El café contiene un estimulante que se llama xantina metilada y cafeína la cual ataca el sistema nervioso, causando vómitos, agitación, aceleración del corazón y puede causar la muerte.

Hay que vigilar a nuestro amigo de cuatro patas al andar olfateando a la hora del paseo ya que, las setas silvestres y otras especies de hongos que crecen en el campo contienen toxinas que puede dañar el corazón y los pulmones de tu mascota.

No hay mejor botana para un perro que un hueso, pero deberás de tener especial cuidado con los huesos pequeños y frágiles, tales como los de pollo o de pescado. 

Tu peludo podrá pasar un excelente momento al estar mordiendo el hueso, pero al hacerlo, este se convierte en un conjunto de astillas que pueden: causar problemas respiratorios, tales como la asfixia y heridas internas o desgarramientos en los órganos de su sistema digestivo.

 El corazón de las manzanas rara vez es consumido por los humanos, pero debido al gusto especial que los peludos tienen por las manzanas, no sería raro que tu peludo llegara a comérselo.

Las semillas de la manzana contienen cianuro, una sustancia altamente tóxica para los perros. Por lo que algunos de los síntomas que se pueden presentar al ingerir dichas semillas son: Problemas para respirar, convulsiones, hiperventilación, shock e incluso coma.

El Xilitol es un edulcorante que se usa en los dulces y chicles sin azúcar.

Los síntomas de intoxicación por este elemento incluyen: Vómitos, letargo, pérdida de coordinación, comportamiento errático, desorientación y convulsiones. Lo anterior genera una baja en los niveles de azúcar del perro resultando en una insuficiencia hepática.

Los perros en edad adulta no necesitan de ningún tipo de lácteo ya que ellos no cuentan con la enzima encargada de procesar la lactosa. 

Debido a esta “intolerancia” la grasa de la leche de vaca puede causar diarrea, vómitos y otros problemas gastrointestinales.

Los compuestos químicos que causan envenenamiento por consumo de uvas/pasas todavía se desconoce. Pero se han registrado casos en donde el consumo de algunas uvas ha sido la causa de insuficiencia renal aguda.

Los síntomas pueden variar pero en de manera general el animal podría presentar vómitos, diarrea, estado letárgico, esto deja al peludo altamente deshidratados y con falta de apetito y esto podría terminar con la muerte del peludo.

Esta lista abarca algunos de los alimentos que NO DEBE de consumir tu mascota, sin embargo, muchos perros tienen o desarrollan alergias específicas durante su vida, por lo que si tienes alguna duda acerca de algún alimento en particular consulta a tu veterinario.

En PETUS tenemos premios y alimentos que puedes darle a tu mascota sin preocuparte. Así que aunque nuestro perro sea un miembro más de la familia, no podemos caer en el error de pensar que pueden comer todo lo que nosotros como humanos ingerimos.

5/5
[DISPLAY_ULTIMATE_SOCIAL_ICONS]

Asegura una buena digestión

La digestión en tu mascota es directamente proporcional a la alimentación que esta tenga, por lo que nosotros como dueños, debemos de monitorear todo lo que nuestra mascota se lleva a la boca.

Recordemos que los caninos cuentan con un sentido del gusto y del olfato mucho mas potente que el humano, por lo que todos aquellos olores y sabores llamarán su atención y ahi es en donde tenemos que tener mucho cuidado y evitar posibles o futuros problemas de salud. 

LOS CAMBIOS DE DIETA

Tu mascota debe ser disciplinada y seguir un régimen establecido para ingerir sus alimentos. Nos referimos a temas como: Los horarios,  cantidades q come, así como el tipo de alimento (húmedo-seco).

Los cambios demasiado rápidos en la dieta de tu perro, o la costumbre de darle las sobras de tu plato, puede hacer que sus heces sean más blandas, que sientan malestares estomacales, gases o incluso llegar a tener diarrea.

Las razas grandes y gigantes pueden tener problemas con los cambios de dieta porque sus heces suelen ser de peor calidad que las de los perros más pequeños. Esto se debe probablemente, a que en las razas grandes los alimentos tardan más tiempo en pasar por el tubo digestivo, con lo que están más tiempo expuestos a bacterias que hacen que se fermentan gradualmente.

Cuando quieras cambiar la dieta de tu perro de un tipo de alimento a otro, intenta hacerlo gradualmente, durante un período de siete días. Simplemente cambia la proporción entre el alimento nuevo y el antiguo gradualmente.

GALLETAS Y PREMIOS

Como a todos nos pasa, el reconocimiento de acciones positivas con premios como una galleta, un hueso de carnaza, o incluso una barra para limpiar dientes de lo mejor. Pero hay que tomar en cuenta dos cosas

Tenemos que vigilar el comportamiento de la mascota posterior a la ingesta de X producto/galleta/premio, ya que se puede presentar diarrea, alguna alergia, gases, mal aliento o incluso una intoxicación

Calorías y grasas, los premios y galletas tienen una alta concentración de calorías y grasas, los cuales están fuera de su programa de alimentación diaria, por lo que hay que controlar la cantidad por que podríamos llegar a sufrir de sobrepeso o incluso de altos niveles de grasa en la sangre.

Créeme lo que menos quieres es que tu perro sufra de diarrea, a parte de que sentirán molestias, tendrás que lidiar con gases, y con obras de arte que tendremos que recoger en el jardín. 

5/5
[DISPLAY_ULTIMATE_SOCIAL_ICONS]

Desparasitación Canina

Una de las tareas que como dueños tenemos, es mantener la salud emocional y física de nuestra mascota. Es por eso, que adicional a un Plan de vacunación adecuado a su edad, nuestro mejor amigo reciba periódicamente desparasitaciones.

Los parásitos pueden generar desde trastornos digestivos hasta efectos secundarios en el crecimiento y desarrollo de nuestra mascota. Sumado a lo anterior, estos parásitos pueden ser transmitidos y contagiar a aquellas personas que están en contacto con la mascota.

Existen dos tipos de desparasitación, interna y externa. La externa previene y combate principalmente, parásitos como: pulgas y garrapatas. En la actualidad hay muchas maneras de combatir a estos invasores ya sea con pipetas, shampoos o incluso con collares, hasta con pastillas que se agregan al alimento de nuestra mascota. La interna garantiza que las defensas estén trabajando perfectamente y fortalece el programa de vacunación vigente.

Para reducir riesgos se recomienda tener su primera desparasitación durante el primer mes de edad junto con su programa básico de vacunación. Este peludo deberá de desparasitarse aproximadamente cada 4 meses. El periodo entre cada desparasitación dependerá del tipo de productos antiparasitarios utilizados, el lugar en donde vive la mascota, o su estado de salud, pero siempre será parte de su vida.

Con esto tenemos seguridad que nuestro mejor amigo esta listo para seguir corriendo en los parques y jugar con otros perros pero sobre todo con sus dueños.

5/5
[DISPLAY_ULTIMATE_SOCIAL_ICONS]

Vacunando a los Cachorros

Las vacunas protegen a tu perro contra enfermedades, algunas de ellas mortales y que se propagan fácilmente a otros perros.

Hay muchas opciones al hablar de planes de vacunación para cachorros y adultos. Lo que recomendamos en PETUS es que revises a detalle las características específicas de tu mascota junto con su médico veterinario. Los profesionales de la salud animal tienen el conocimiento de enfermedades, incidencias e incluso características por zona.

Los cachorros reciben los primeros anticuerpos de parte de su madre, mediante la leche materna durante los primeros días de vida, pero también se transmiten parásitos y otras bacterias por medio de la placenta, por lo que es necesario tener un plan de desparasitación previo a su programa de vacunación para asegurar la salud de los cachorros.

A continuación, queremos darte un ejemplo de un plan de vacunación inicial que podría funcionar para tu cachorro:

  • Al mes-mes y medio de vida se deberá de recibir la primera vacuna: Dosis contra el parvovirus.
  • A los dos meses de edad, se aplica la vacuna quíntuple, así como la segunda dosis contra el parvovirus. La vacuna quíntuple es una combinación de antígenos o cepas la cual se recomienda contra:
    • El distémper o moquillo,
    • la hepatitis y tos de las perreras (las dos causadas por el adenovirus)
    • la parainfluenza,
    • la parvovirosis
    • y el coronavirus.
  • A los 3meses, se repite una dosis de la quíntuple y la tercera contra el parvovirus.
  • A partir de los 4 meses de edad se debería de aplicar la vacuna contra la rabia.

Es importante que cada año se vuelva a vacunar a la mascota, para mantener su sistema inmune en óptima protección. Normalmente se aplica de manera anual: La vacuna de la rabia y la séxtuple (la cual protege contra 6 agentes infecciosos: Distémper, Parvovirus, Parainfluenza, Adenovirus II, Hepatitis Infecciosa y Leptospira).

Independientemente de estas recomendaciones, es de suma importancia que nuestros cachorros y mascotas estén revisados anualmente por su veterinario y así mantenerlos protegidos.

5/5
[DISPLAY_ULTIMATE_SOCIAL_ICONS]