Limpieza de los oídos de tu perro

Recordemos que la limpieza es el peor enemigo de las enfermedades e infecciones por lo que la limpieza de los oídos de tu perro debe de ser parte de su rutina básica de aseo. Muchos de los casos de enfermedades presentadas en el sistema auditivo, se deben a la falta de higiene y por lo mismo pueden ser prevenidas. 

PETUS Sistema Auditivo del perro

El sistema auditivo de los perros es muy diferente al de los humanos, ya que cuentan con 18 músculos que regulan el movimiento de sus orejas y cuentan con la capacidad de escuchar hasta frecuencias de 50 mil Hertz a diferencia de los humanos que solo llegamos a percibir un poco más de 20 mil.

Como ya te habrás dado cuenta, existen diversas formas de orejas en los caninos debido a su raza (pequeñas, largas, levantadas, anchas o cortas entre otros) por lo que dependiendo de la forma de sus orejas será más o menos propenso a ciertas afecciones en los oídos. Por ejemplo un Basset hound tiene las orejas muy largas por lo que la humedad, la falta de ventilación y la acumulación de cerilla crean el escenario perfecto para una fiesta de infecciones y bacterias.

Algunas de las razones por las cuales tu peludo puede estar presentando algún tema ótico podrían llegar ser: Orejas grandes y caídas, abundancia de pelo en la zona auditiva, alergias particulares, hongos o bacterias, el clima así como contacto con sustancias irritantes o tóxicas.

Debido a la forma de la entrada del canal auditivo es usual que se acumule la cerilla al fondo del pabellón auditivo la cual con el debido cuidado, podemos retirar y limpiar para evitar que las bacterias se trasladen a zonas más profundas.

El proceso de limpieza no es nada complicado, pero cabe recalcar que este órgano es delicado y debemos entender que es esencial para la vida de tu peludo. Recuerda que ademas de escuchar, el oido es el responsable de mantener la postura y el equilibrio del perro. 

Para empezar:

  • Toma la oreja de tu peludo y con una toalla facial húmeda y limpia toda aquella suciedad visible de manera delicada. Esto cubriría la limpieza del pabellón externo del oido, lo cual debería evitar que las bacterias ingresen al canal auditivo interno. Al terminar intenta secar lo más posible toda la humedad de la zona para evitar la formación de hongos y parásitos.
  • Para la limpieza interna, es necesario haber detectado ciertos síntomas en las orejas tales como: Mal olor, comezón, tono rojizo, temperatura mas alta de lo normal y/o secreciones. Si llegaras a detectar estos síntomas, comunícate de inmediato con tu veterinario ya que podría tratarse de otitis, otohematoma o hematoma auricular y nadie mejor que él podrá diagnosticar y recetar el tratamiento adecuado. Para realizar esta limpieza necesitarás: gasas esterilizadas y un producto especial para la limpieza de los oídos caninos, el cual debería de ser recetado por tu veterinario. Si ya cuentas con el producto, sigue los siguientes pasos:
    • Aplicar el producto en el canal auditivo. Coloca el aplicador en la entrada del oido sin forzar la entrada y jamas de manera profunda. Los productos de limpieza para oídos en su mayoría tienen aplicadores y dosis ya establecidas. Aplica la dosis recetada por el veterinario y retira el aplicador.
    • Habiendo aplicado el liquido en el canal auditivo, trata de generar presión con tu mano en la zona externa de la oreja a manera de masaje, para que el liquido recubra el canal auditivo. Realiza esto por un par de minutos.
    • Revisa nuevamente la entrada del oido y retira el producto excedente con la gasa.

Limpiar el canal auditivo externo, puede ahorrarles muchos problemas a ti y a tu peludo, por lo que trata de asearlo una vez a la semana y así evitarás problemas derivados del exceso de cerilla y del crecimiento de bacteria

5/5